Las prisas no son buenas

El ser humano puede llegar a dar miedo. Corremos hacia ningún lugar. Huimos de nosotros mismos. Nos aterroriza parar y mirar hacia el interior.