Cómo acabé en Milos, en medio del mar Egeo

Como por arte de magia, las decisiones valientes nos acercan cada vez más a soñar con los ojos abiertos.