Psicodrama, o cuando el teatro se convierte en psicoterapia

_____
Sergio Cuevas · 0 comentarios
El psicodrama es un tipo de psicoterapia creada por el psiquiatra austriaco Jacob Levy Moreno (1889-1974) que utiliza la representación dramática como diagnóstico y tratamiento.

Mediante la representación, el paciente actúa ante un grupo en lugar de hablar sobre su vida. De esta manera la importancia se coloca en la acción, no en la narración de los hechos ocurridos.

Los participantes exploran sobre el escenario sus conflictos internos mediante la expresión dramática de sus emociones y sus interacciones personales.

¿Cómo funciona?

Durante el acto dramático salen a relucir de forma espontánea pensamientos y emociones que el paciente no había verbalizado.

Se reacciona emocionalmente a personas que no están presentes. Se puede ver claramente la visión del paciente sobre los pensamientos o acciones de otras personas (al cambiarse los papeles), y en ocasiones se actúa también conforme a un futuro imaginado, para prepararse ante situaciones venideras.

Si bien el psicodrama nació como terapia grupal y es muy útil para estos fines, también se ha utilizado con un solo paciente y varios co-terapeutas entrenados para participar en la representación del paciente.

El psicodrama hace uso de recursos dramáticos como la improvisación, la expresión corporal, el encuentro cara a cara, la catarsis dramática, la inversión de roles o el soliloquio.

Algunas técnicas utilizadas son:

  • El espejo: El protagonista dramatiza una de sus experiencias y una persona sale a imitarla.
  • El doble: Cuando una persona tiene dificultades para expresar un pensamiento o sentimiento inconsciente puede elegir a su doble para que lo exprese. Posteriormente puede desautorizar al doble y corregirlo para ajustarse a lo que el protagonista quiere expresar.
  • Interpretar a otro: el protagonista representa el rol de otra persona parte del conflicto.
  • Soliloquio: el protagonista piensa en voz alta con espontaneidad y toma conciencia de lo expresado.
  • Cambio de papeles: el protagonista interpreta a otra persona mientras que otro miembro representa al protagonista.

¿Cómo es una sesión de Psicodrama?

Una sesión suele durar entre 90 minutos y 2 horas y se centra en un solo paciente. Éste tendrá el rol protagonista y además será el que escoja el tema a representar.

La acción ocurre en un espacio determinado y puede hacerse uso de atrezo. El terapeuta será el director y otros miembros del grupo, o en ocasiones otros terapeutas, asisten al paciente en su representación.

El resto del grupo actúa como público y deberá canalizar sus reacciones con espontaneidad dentro de los límites impuestos por el director.

La sesión consta de tres partes:

  1. Calentamiento. Consiste en movilizar el cuerpo y a su vez crear un clima y un estado mental favorable a la actividad.
  2. Representación. El grupo selecciona un protagonista y el director le entrevista brevemente para dar luz a su conflicto. La escena se adapta a las necesidades del conflicto y el director pone al paciente en situación, haciéndole revivir el momento. La acción se centra en el presente, en la visión actual del conflicto, que es donde el terapeuta desea intervenir.
  3. Retroalimentación. El grupo pone en común lo que ha experimentado durante la representación. A la hora de compartir opiniones es importante esforzarse por no ser superficial.

Usos del psicodrama

Este tipo de terapia se utiliza en ámbitos clínicos y no clínicos. Fuera de la clínica se usa en el mundo empresarial, en educación y en formación profesional.

En el ámbito clínico se emplea para aliviar los efectos del trauma psíquico y del trastorno de estrés postraumático.

Se utiliza con frecuencia por ejemplo con niños que han sufrido abusos. Mediante la representación y la narración de historias los niños son capaces de expresar emociones y realidades que permanecen ocultas durante la charla con un terapeuta.

Beneficios del Psicodrama

Entre los principales beneficios del psicodrama tenemos:

  • La toma de conciencia sobre los propios pensamientos, emociones y acciones.
  • Mejorar la empatía sistémica del paciente, haciéndolo consciente de las situaciones, de sus relaciones con otras personas, los puntos de vista ajenos y la repercusión de sus acciones.
  • Da lugar al surgimiento de respuestas nuevas y espontáneas que el paciente no sabía que tenía y que pueden serle útiles.
  • Sirve para consolidar mediante la práctica aquellas conductas que el paciente desea conservar.

Además, los participantes del grupo reciben beneficios indirectos de la observación de la escena, gracias a la cual pueden obtener nuevas perspectivas sobre sus propias vidas.

Su fundador, tras encontrarse con Sigmund Freud en la Viena de los años veinte, le dijo a este:

Tú le enseñas a la gente a analizar sus sueños; yo les enseño a que sueñen de nuevo

Deja un comentario

Acerca de Sergio Cuevas

Hola, soy Sergio Cuevas. En este blog comparto contigo todo lo que voy aprendiendo sobre crecimiento personal y toma de conciencia. Espero poder serte útil en algún sentido.