Lo que no te contaron sobre conocerte a ti mismo

_____
Sergio Cuevas · 3 comentarios
Seguro que has oído mil veces que las soluciones a tus problemas están ya dentro de ti, pero hay algo que no te han contado sobre conocerte a ti mismo.

Podrás dejarlo para luego, podrás creertelo a medias. Pero hasta que no te pares a admitirlo y empieces a mirar hacia dentro, no vas a solucionar nada.

Un cuento popular oriental narra que estando todos los Dioses reunidos discutían sobre dónde esconder el secreto de la felicidad.

Unos decían que en lo más profundo de los oceános, pero sabían que el hombre terminaría llegando.

Otros que en lo más profundo de los volcanes, pero sabían que el hombre terminaría llegando.

Discutieron así durante un buen rato hasta que uno que había estado callado todo el tiempo dijo:

¡Ya lo tengo! Escondamos el secreto donde los hombres nunca pensarían en buscar. ¡Dentro de ellos mismos!

Mirada hacia el interior

Ahora bien, hay que hacer una matización importante. ¿Qué es mirar hacia el interior? ¿Se trata de una “búsqueda” de nuestra esencia, de lo que somos?

Me temo que no. Para ilustrar a lo que me refiero que mejor que una cita.

El húngaro Thomas Szasz decía:

Las personas a menudo dicen que no se han encontrado a sí mismas. Pero el sí mismo no es algo que uno encuentra, sino algo que uno crea.

La mirada hacia el interior se convierte en un diagnóstico de lo que has sido en el pasado.

Pero nunca una búsqueda de tu ser, de lo que puedes llegar a ser, puesto que cada persona tiene el poder de elegir quién quiere ser.

Tú tienes el poder de ser quien quieras ser.

Pero que no te engañen, esto no ocurre automáticamente con solo desearlo mientras estás en el sofá.

Requiere voluntad y trabajo en uno mismo.

En la mirada interna nos topamos con el pasado, ni siquiera con el presente.

Por lo tanto, lo que no debemos permitir bajo ningún concepto es que aquello que nos encontramos, el pasado, delimite en alguna manera lo que podemos ser en el presente.

El pasado siempre es traicionero, y por supuesto romper nuestros malos hábitos va a requerir un esfuerzo proporcional al tiempo que se ha invertido en crearlos y alimentarlos.

El único secreto es tener la suficiente voluntad y paciencia hasta conseguirlo.

Si en el pasado tuviste mal carácter, depende de ti que el presente sea diferente.

Tú ya no eres la misma persona, a menos que cometas el gran error de creer que lo que ves en tu memoria es lo que eres y vas a seguir siendo siempre.

Cuando miras hacia el interior, te ves reflejado en tu memoria y tu voluntad te permite decidir cómo quieres ser en el presente.

Aquí podrías quejarte de que no solo depende de ti, etc, etc., y si quieres te puedo ayudar y buscarte mil excusas más, pero entonces no vamos a llegar a ningún sitio.

Mirar hacia dentro no es buscarse a sí mismo

El “sí mismo”, lo que eres, lo decides tú en cada momento.

Primero con tus pensamientos, seguidamente con tus acciones, y finalmente con tus hábitos.

Por | 2017-05-09T18:03:43+00:00 21 de Julio de 2016|Autoconocimiento|3 Comentarios

3 Comentarios

  1. UNO 22 de Julio de 2016 en 00:38- Responder

    GENIAL! BUEN CAMINO!!!

  2. […] dudas te ayudan frenando tu marcha e invitándote a mirar hacia tu interior, pero la manada ruge de nuevo y te obligan a […]

Deja un comentario

Acerca de Sergio Cuevas

Hola, soy Sergio Cuevas. En este blog comparto contigo todo lo que voy aprendiendo sobre crecimiento personal y toma de conciencia. Espero poder serte útil en algún sentido.