Lise Bourbeau: Las 5 heridas que te impiden ser tú mismo

_____
Sergio Cuevas · 2 comentarios
La escritora canadiense Lise Bourbeau propone 5 tipos de personalidad basados en 5 heridas emocionales que sufren los niños en sus primeros años de vida.

La autora se encuadra dentro de la tradición psicoanalítica. Más concretamente entre los discípulos de Wilhelm Reich, fundadores de la terapia bioenergética que postula que los bloqueos en la expresión emocional del paciente se manifiestan en tensión muscular crónica y diferentes síntomas físicos.

En su libro titulado Las 5 heridas que impiden ser tu mismo, Bourbeau expone sus tesis sobre la personalidad.

Según la autora, todo recién nacido tiene el gran poder de comportarse de forma natural, acorde a su esencia.

El problema ocurre cuando el comportamiento natural del niño altera el mundo de los adultos. Estos enseñarían entonces a los niños a ponerle límites a su personalidad.

La frustración provocaría en el niño crisis de ira que se terminarían aceptando como normales. Bourbeau observa cuatro etapas en este proceso:

  1. La primera etapa en el niño estaría marcada por la alegría de ser él mismo.
  2. En segundo lugar conoce el dolor de no tener derecho a serlo, debido a los límites.
  3. La tercera etapa se caracterizaría por un periodo de crisis y rebeldía.
  4. En cuarto lugar el niño se resigna para reducir el dolor y se crea una nueva personalidad para convertirse en lo que los otros quieren que sea.

Ciertas personas se quedarían permanentemente en la tercera etapa. Estarían en crisis durante toda su vida.

En la cuarta etapa es donde la autora situaría la creación de máscaras de personalidad para protegernos del sufrimiento. Estas máscaras son las que darían lugar a los distintos tipos de personalidad.

Lise habla de cinco máscaras distintas, que coinciden con cinco heridas que sufre el ser humano en su niñez y que corresponderían a su vez con las cinco formas básicas de sufrimiento de las personas adultas.

Las cinco heridas, por orden cronológico de aparición en el niño son: rechazo, abandono, humillación, traición e injusticia.

La fuerza con la que llevamos puesta cada máscara depende de la gravedad de la herida.

Según la máscara creada, se desarrollarán unas u otras creencias para sostener ese tipo de personalidad y su comportamiento.

Lise compara las máscaras de personalidad con un vendaje para cubrir una herida en la mano. La venda oculta la herida, pero no la cura.

Veamos un pequeño resumen de cada una de las cinco heridas que propone la autora y el tipo de personalidad que genera.

1. Rechazo → Huidizo

La herida surge en el primer año de vida. Su consecuencia es el sentimiento de no tener derecho a existir.

Lise habla de posibles causas como que el bebé proceda de un embarazo no deseado y pueda sentir este rechazo, hasta la propia sensación subjetiva de rechazo sin verdaderas causas externas.

Las personas huidizas se caracterizan por desapego a lo material, por ser perfeccionistas e intelectuales.

Pueden girar fácilmente entre el amor y el odio profundos.

Sienten que no tienen derecho a existir, que carecen de valor, y por ello buscan la soledad y sus cuerpos se contraen para no ocupar mucho espacio.

Saben cómo volverse invisibles y procuran diferentes formas de escapar. Están desconectados del mundo. Sienten que no les comprenden y les resulta complicado dejarle paso a sus niños interiores.

Su mayor temor es el pánico.

2. Abandono → Dependiente

La herida de abandono puede surgir por causas tan diversas como la llegada de un nuevo bebé a la familia y el descuido al primero. Que los progenitores no tengan tiempo para pasar con su bebé por el trabajo. O que se deje al niño con otros adultos durante largas temporadas, etc.

Esta herida se produce entre el primer y el tercer año de vida del infante. Su causa es la falta de muestras de afecto o del tipo de afecto deseado por el niño.

La personalidad resultante es la de una persona dependiente.

Su carácter está marcado por sentimientos de victimismo, la necesidad de atención y presencia, y sobre todo por la necesidad de apoyo y afecto.

Estas personas tienen dificultad para hacer o decidir cualquier cosa por sí mismas. Piden consejos a los demás aunque luego no los sigan.

Su voz tiene un tono infantil. Les cuesta digerir un “no” como respuesta y lloran y se entristecen con facilidad. A menudo producen lástima en otras personas.

Se retraen físicamente de los demás. Se trata de personas muy mentales. Les agrada tener espectadores. Buscan la independencia.

Su mayor temor es la soledad.

3. Humillación → Masoquista emocional / mental

La causa de la humillación está en el abatimiento del orgullo de alguna persona. Herir su amor propio o su dignidad.

Surge entre el primer y tercer año de vida. Se produce por la carencia de libertad, la sensación de humillación procedente del control de los progenitores.

La personalidad del masoquista se caracteriza por avergonzarse de sí mismo y de los demás y por el miedo a defraudar o avergonzar a los demás.

Estas personas llevan una gran mochila emocional a sus espaldas y controlan a los demás para evitar situaciones avergonzantes.

Pueden tener sentimientos de inferioridad. Hacen lo que haga falta para no ser libres porque la falta de límites les produce miedo a desbordarse.

Realizan el papel de madre. Son extremadamente sensibles. A veces se castigan creyendo castigar a otros. Pueden buscar sus recompensas en la comida.

Su mayor temor es la libertad.

4. Traición → Controlador

La causa de esta herida estaría en la traición, entendida como la destrucción de la fidelidad. La autora relaciona su surgimiento en los niños con el famoso complejo de Edipo de Sigmund Freud.

Aparece entre los dos y cuatro años de edad. Vendría de la pérdida de confianza o de expectativas no satisfechas en la conexión amor – amor sexual, y de la manipulación.

La personalidad del controlador es la de aquellas personas que se ven a sí mismas como fuertes y responsables y tratan de tener importancia y ser especiales.

Les cuesta mucho esfuerzo cumplir con sus promesas y mienten con facilidad.

Son personas manipuladoras y seductoras. Tienen grandes expectativas. Sus estados emocionales fluctúan fácilmente. Quieren tener siempre la razón e intentan convencer a los demás. No tienen mucha paciencia y a veces son intolerantes.

Les gusta destacar y hacer reír a los demás, pero les cuesta confiar y rara vez se muestran vulnerables.

Su mayor temor es la separación, ser contrariados.

5. Injusticia → Rígido

Esta herida surge cuando el niño está desarrollando su individualidad, entre los tres y cinco años. La percepción de injusticia surge cuando se tiene menos o más de lo que se cree merecer.

La personalidad rígida caracteriza a las personas muy perfeccionistas.

Quieren ser la estrella del momento. Son envidiosos. No hacen mucho caso de sus sentimientos. Tienen un carácter vivo, optimista, se justifican cuando algo sale mal y no gustan pedir ayuda.

Su voz es rígida y seca. No aceptan tener problemas. Tienden a la comparación social y les cuesta mucho recibir.

El placer les hace sentir culpables. Se exigen demasiado y no respetan sus propios límites. Son amantes del orden y no suelen enfermar. Les cuesta mostrar sus sentimientos. Tienen una apariencia sensual.

Su mayor temor es la frialdad.

Para saber más…

La autora habla también en el libro de aspectos físicos característicos de cada tipo de personalidad e incluso de enfermedades comunes y preferencias alimenticias de cada uno.

Además de entrar en mucho más detalle en su clasificación de las personalidades, habla de formas de trascender y superarlas.

¿Que te parece la propuesta de Lise Bourbeau? ¡No olvides dejar tu comentario!

2 Comentarios

  1. Maria 16 de Junio de 2017 en 16:15- Responder

    Es tan difícil saber a qué tipo de personalidad se enfrenta uno, pues incluso puede ser varias a la vez,verdad? Creo que casi todos en esta vida hemos tenido infancias que no han sido precisamente modelicas, el tema está, como se ayuda a la persona en cuestión, si ni siquiera lo reconoce, o como intentas hacer entender a esa persona e incluso a ti misma, que hay que resetear el disco duro de tu cabeza, como quitas esas máscaras, ese miedo, como convences a alguien que estás a su lado pase lo que pase, cuando quizás tantas personas le dieron de lado? Como hacer entender y quitar la cabezoneria a personas sumamente inteligentes, como?

    • Sergio Cuevas 16 de Junio de 2017 en 22:34- Responder

      Estoy de acuerdo contigo, somos bastante complejos como para simplificar tanto las cosas.

      La autora habla en el libro de que los 5 tipos de personalidades no han de tomarse de forma estricta sino más bien como un continuo.

      Por tanto es posible tener rasgos mezclados de varios tipos. Igualmente se trata de las investigaciones de la autora, de su “mapa”. No es una verdad absoluta.

      Cada persona es un mundo y todo el mundo sabe que solo entiende el que quiere entender!! Estoy contigo, ójala fuese más facil!

Deja un comentario

Acerca de Sergio Cuevas

Hola, soy Sergio Cuevas. En este blog comparto contigo todo lo que voy aprendiendo sobre crecimiento personal y toma de conciencia. Espero poder serte útil en algún sentido.