Las consecuencias psicológicas de la Hipocresía

_____
Sergio Cuevas · 0 comentarios
La hipocresía consiste en actuar en contra de nuestros principios y valores, en contra de nuestro autoconcepto. Sin embargo, es menos conocido que esta práctica tan mundialmente extendida tiene un serio impacto negativo sobre nuestro bienestar psicológico y nuestra autoestima.

¿Sabías que el deseo de coherencia es una de las mayores motivaciones humanas?

La falta de coherencia nos genera un malestar psicológico con el fin de recuperar la coherencia.

Todos tenemos diferentes actitudes y creencias sobre el mundo que nos rodea.

Esto nos permite tomar decisiones rápidamente sin tener que valorar un mismo hecho cada vez que se nos plantea una disyuntiva.

Por ejemplo, una persona vegetariana no tiene que valorar si comer carne es bueno o malo cada vez que se le plantea la oportunidad. Ya tiene una actitud creada previamente.

El problema surge cuando se produce un desequilibrio entre actitudes o creencias.

Por ejemplo, una persona que piensa que el dinero es la raíz de todos los males y que gana la lotería.

Esta persona va a sufrir una contradicción, un desequilibrio entre sus creencias que le va a provocar un malestar psicológico.

Buscará calmarlo como si de calmar la sed se tratase.

Este malestar psicológico tiene como objetivo que recuperemos el equilibrio de nuevo.

Nos enfrentaremos a esta disonancia dentro de nosotros.

Sin embargo, rara vez nos damos cuenta de la contradicción. Inconscientemente buscaremos el equilibrio justificando lo que haga falta para sentirnos bien.

A esta situación los psicólogos la llaman Disonancia Cognitiva.

Cuando se produce, el sujeto no solo intenta justificarse o cambiar alguna de las creencias disonantes para librarse del malestar psicológico.

Además la persona intentará evitar las situaciones que pudieran aumentar su dolencia.

En nuestro ejemplo de la lotería, el afortunado ganador intentará no hablar con nadie de su fortuna, la gastará en poco tiempo, donará una gran parte, o cambiará o justificará su visión negativa del dinero.

Malestar físico y psicológico

Esta contradicción puede tener distintos grados. Pero en todos los casos se convertirá en un motivo fisiológico como comer o dormir, que nos llevará al cambio de nuestras creencias o sus justificaciones para sentirnos bien.

El grado de malestar se corresponderá con el número de creencias contradictorias que tengamos.

Si además de tener una actitud negativa hacia el dinero, nuestro sujeto ha sufrido un gran número de problemas relaccionados con el dinero y tiene más creencias negativas hacia el mismo, la disonancia será mayor y el malestar aumenta.

Imaginemos por ejemplo otra persona. Una mujer que durante toda su vida se ha estado repitiendo en su cabeza que está mejor sola. No quiere tener pareja ni hijos, por los motivos que sean.

Si esta mujer con todo este peso de creencias en su haber se enamora de otra persona, la disonancia va a ser enorme y el malestar de igual tamaño.

Como suele ocurrir con muchos temas psicológicos, parece de sentido común.

El problema es que somos capaces de reconocerlo en los demás, pero no en nosotros mismos.

La mayoría de personas sufrirá el malestar psicológico sin ser conscientes de que su psique busca restaurar el equilibrio.

¿En qué casos solemos sufrir esta disonancia?

Justo después de tomar una decisión dificil. Cuando tenemos que elegir entre dos opciones muy atractivas.

Esto es así porque cuando hemos elegido una de las dos, vienen a nuestra cabeza los aspectos negativos de la que hemos elegido y los positivos de la que hemos dejado pasar.

Si además la decisión es muy importante (como por ejemplo elegir qué carrera estudiar), la disonancia y el malestar serán mayores.

Soluciones

Restar importancia a la decisión tomada.

Considerar que ambas llevan al mismo sitio o cambiar la valoración de una de las dos opciones.

Seguro que te sonará familiar.

¿Cuántas veces nos hemos convencido a nosotros mismos de que nuestra opción es la mejor?

Ahora ya sabes que es un proceso tan necesario para sentirse bien como dormir o beber agua.

Cuando desconfirmamos alguna creencia

Imagínate que asistes a una conferencia sobre nutrición humana y los ponentes y sus ideas son tan buenos que te influyen.

Han conseguido traspasar tus barreras y han dañado tus creencias.

En este caso se producirá una disonancia importante entre tus antiguas creencias y las nuevas que acabas de adoptar.

Esto puede producir en mucha gente una reacción hostil e incluso agresiva para defender su autoconcepto.

Cuanto más importante es una creencia para nosotros, como es el caso de la nutrición, más resistencia opondrá nuestra mente para cambiarlas.

Sencillamente porque aceptar otras como válidas abriría una gran pugna en nuestra mente que conllevaría una gran malestar psicológico.

Por esta misma razón somos tan reacios a los cambios importantes en nuestras vidas.

Cuando justificamos el esfuerzo

Cuando ponemos mucho esfuerzo para conseguir alguna meta y somos conscientes de ello, tendemos a valorar lo que hemos conseguido muy por encima que si lo hubiésemos conseguido sin esfuerzo.

En esta ocasión, si no valorásemos muy positivamente lo que nos ha costado mucho esfuerzo, se produciría una contradicción en nosotros que de nuevo produciría malestar.

Este principio lo tienen muy presente los marketers y saben que un producto caro se valora más que uno barato.

Compromiso con uno mismo

También podemos poner el ejemplo del compromiso con uno mismo y con los demás.

Si bien no es exactamente lo mismo, se produce la misma reacción.

Muchas técnicas de productividad se basan en ir completando tareas que somos conscientes que tenemos que realizar para ir eliminando “la presión psicológica” de tener que hacerlas.

Esto nos permite realizar el resto de tareas en un estado psicológico más relajado y productivo.

Por supuesto en toda esta teoría hay ciertos requisitos bastante obvios para que se produzca la disonancia.

Requisitos para que exista disonancia

En primer lugar la libertad de elección.

Si no hemos elegido libremente no se produce esta disonancia porque lo justificamos pensando que nos han obligado a elegir.

Además el sujeto debe creerse responsable de su elección.

Si resulta que el sujeto piensa que le ha influído la presión de un grupo por ejemplo, justificará su decisión y desaparecerá la disonancia.

Efecto sobre la autoestima

El actuar deliberadamente de forma hipócrita daña seriamente nuestro autoestima y nuestro autoconcepto.

De ahí que nuestra psique utilice sus herramientas más poderosas para restaurar nuestro bienestar.

En definitiva, la búsqueda de coherencia en nuestras vidas es una motivación principal del ser humano.

Si conseguimos que las personas realicen conductas positivas para su vida, la propia necesidad de coherencia les ayudará a mantener su línea de acción en el tiempo.

¿Qué opinas sobre este tema? No te vayas sin dejar tu comentario.

Por | 2017-05-09T18:00:46+00:00 4 de Octubre de 2016|Hipocresía, Psicología|Sin comentarios

Deja un comentario

Acerca de Sergio Cuevas

Hola, soy Sergio Cuevas. En este blog comparto contigo todo lo que voy aprendiendo sobre crecimiento personal y toma de conciencia. Espero poder serte útil en algún sentido.